Internet está de moda

CINTILLO reportajePAULA ARROYO.  Hoy en día las personas que conformamos esta sociedad estamos completamente influenciadas por internet y las redes sociales en general. Convivimos constantemente con ellas; desde que nos despertamos por la mañana hasta que nos vamos a la cama, al final del día. La aparición de internet ha supuesto un cambio radical en nuestra forma de actuar y comportarnos, provocando cambios en muchos aspectos de nuestras vidas. Seguir leyendo

Las páginas de encuentros, el nuevo “boom” español

CINTILLO reportaje

CECILIA MOLINERO.  Desde hace aproximadamente 10 años en España las redes sociales están revolucionando la vida de las personas. Los ordenados, los smartphones, las tablets, se están volviendo herramientas indispensables en nuestro día a día. Parece que aquellas personas que no publican constantemente sus pensamientos y su propia vida a través de internet es peor que aquellos que sí lo hacen. A esta moda se han agregado también las plataformas para conocer gente y, en especial, buscar pareja online. Ligar por internet es el nuevo boom español. No es una practica ni buena ni mala. Como todo tiene sus aspectos positivos y también su lado negativo. Seguir leyendo

Cuidado, WhatsApp podría acabar con tu relación

CINTILLO reportajeANA GARCÍA.  Las relaciones de pareja han sufrido a lo largo de la historia, cambios provocados por multitud de factores: cultura, nuevas formas de pensamiento, la crisis, que aunque parezca que no, también ha afectado… Pero sin duda lo que más daño ha hecho ha sido el auge de las nuevas tecnologías, más concretamente las redes sociales y los chats de mensajería instantánea. Sí, podríamos decir que Whatsapp tiene la culpa de muchas de las discusiones, y consecuente rutpura en una pareja y lo peor es que aunque cada vez estamos mas concienciados de ello,  no hacemos nada para evitarlo. ¿Cuántas veces habremos oído ya la típica frase: te he visto en línea y no me has contestado”?. En la actualidad esta célebre frase puede hacer que uno de los dos acabe durmiendo en la esquina de la cama. O incluso en el sofá. Seguir leyendo