Cuidado, WhatsApp podría acabar con tu relación

CINTILLO reportajeANA GARCÍA.  Las relaciones de pareja han sufrido a lo largo de la historia, cambios provocados por multitud de factores: cultura, nuevas formas de pensamiento, la crisis, que aunque parezca que no, también ha afectado… Pero sin duda lo que más daño ha hecho ha sido el auge de las nuevas tecnologías, más concretamente las redes sociales y los chats de mensajería instantánea. Sí, podríamos decir que Whatsapp tiene la culpa de muchas de las discusiones, y consecuente rutpura en una pareja y lo peor es que aunque cada vez estamos mas concienciados de ello,  no hacemos nada para evitarlo. ¿Cuántas veces habremos oído ya la típica frase: te he visto en línea y no me has contestado”?. En la actualidad esta célebre frase puede hacer que uno de los dos acabe durmiendo en la esquina de la cama. O incluso en el sofá.

Respeta su privacidad. Lo agradecereis los dos.

Respeta su privacidad. Lo agradecereis los dos.

Lo cierto es que ante los problemas, hace años las parejas quedaban, hablaban, discutían sobre sus puntos de vista, y lo normal era que arreglaran sus problemas. Cara a cara. Hoy día, lo fácil es tirar del móvil, discutir mientras estás tirado en el sofá, dejar de contestar cuando nos cansamos, o en el mejor de los casos, poner emoticonos que no siempre son bien interpretados. Y es ahí, en la interpretación, donde surge el problema. Si ya de por sí, hay veces que mientras hablamos por Whatsapp no entendemos bien lo que la otra persona quiere decir, cuando esa conversación sube de tono entonces viene el lío.

La comunicación, como dice la RAE en su segunda acepción, significa:  Trato, correspondencia entre dos o más personas. Y es precisamente el trato lo que desde hace ya un tiempo se está dejando de lado. El Siglo XXI, trajo consigo muchos de los grandes avances de la sociedad, pero también la pérdida de buenas costumbres que ya empezamos a echar de menos.

SÍNDORME DE LA ÚLTIMA CONEXIÓN

Desde hace un tiempo, en internet se puede leer acerca del síndrome de la última conexión. Seguramente esto que estás leyendo no te resulte tan nuevo, ¿verdad? ¿A que te suena? El síndrome del doble check o la última conexión aseguró romper casi 30 millones de parejas, según un estudio realizado por CyberPsychology and behaviour Journal en 2013. Un dato impactante a la vez que alarmante.

doblecheck

Con el doble check azul se vulnera nuestra privacidad

El síndrome del doble check, para quien no lo sepa, consiste en la ansiedad que provoca a la persona que manda el mensaje el hecho de ver que el destinatario lo ha recibido y no ha contestado. Aunque si bien es cierto, hace años esta interpretación de los checks y doble checks era confusa, (mientras unos aseguraban que el doble check significaba que lo había leído, otros decían que significaba que el mensaje había llegado al destinatario), Whattsapp se encargó a finales de 2014 de erradicar toda confusión e introdujo así, el doble check de color azul, que no solo prueba que el mensaje haya sido leído sino que además te muestra hasta el momento exacto en que lo vio.

Por supuesto esta actualización por parte de Whatsapp dio mucho de que hablar y no estuvo exenta de polémica ya que muchos usuarios se quejaron de la vulneración de privacidad.  Y por ello, la propia plataforma,en un buen ejemplo de querer tener contenta a su clientela, hizo  opcional el doble check azul, con el que poco a poco vamos aprendiendo a convivir. (Si te has cansado de que te controlen y quieres saber como desactivarlo, pulsa aquí).

Y es que según el estudio de CyberPsychology and behaviour Journal, aplicaciones de este tipo son buenas para la relación durante el primer periodo de esta, pero con el tiempo factores como control y celos cambian esa tendencia favorable a desfavorable.

OBSESIÓN POR EL QUÉ HACES, DONDE ESTÁS O CON QUIEN VAS.

El estar todo el rato pendiente de qué haces, con quien te mueves, en qué momento te conectas y desconectas o no dormir hasta que tu pareja deja de estar en línea, son algunos de los síntomas de las personas que quieren tener, o tener(te) controlado en todo momento. Y este control, que en un principio es esporádico puede acabar siendo obsesivo. Obsesivo hasta el punto de poner en jaque la relación. Y lo peor de todo es que estas personas siempre piensan que llevan razón, lo cual complica más la reconciliación.

Los seres humanos tienden a rechazar el control y vigilancia constante. De pequeños, eran los padres los que controlaban todos tus movimientos y de mayores, los padres son sustituidos por las parejas. Y eso es algo por lo que no se está dispuesto a pasar. Por eso, ante el menor indicio de control por parte de la pareja, uno tiende a cerrarse en banda. A todos nos pasa. Y es ahí cuando aparecen los cambios: más seriedad, menos bromas, mayor pasotismo, menos comunicación… Y las interminables preguntas de: ¿Qué te pasa?, ¿Con quien hablabas ayer a las 23:44? O, ¿por qué tardas más de 3 minutos en responder a mi Whatsapp?, que en más de una ocasión acaban con un “tal vez lo mejor es que cada uno siga su camino”.

WHATSAPP Y LAS REDES SOCIALES TAMBIEN TIENEN SU LADO BUENO

A052_C001_08243A.0005424

Ejemplo de como la tecnología ayuda en las relaciones a distancia. Cortometraje 10.000km

Pero no todo va a ser malo. Este tipo de aplicaciones también han contribuido para bien en la sociedad. La frase, “yo no creo en las relaciones a distancia” era común oirla hasta la década de los 90, cuando las parejas solo podían verse en contadas ocasiones y la espera se hacía eterna. (Claro que también, el reencuentro era mas emocionante). Pero ahora ya no. Cada vez son mas las parejas que mantienen su relaciones en la distancia y, aunque no creo que haya nadie que disfrute con esa situacion, se aprende a vivir con ello, gracias, en parte a las redes sociales o los chats como Whatsapp.  Al igual que un control en exceso es malo, nunca está de más, saber de esa persona o verla en fotos si no lo puedes hacerlo personalmente.

Además, la aparición de aplicaciones como Whatsapp son un  gran avance de la tecnología y, como dicen Enrique García Huete, profesor de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid “tendríamos que felicitar a sus creadores, ya que facilita la interacción e intercambio de información a tiempo real”.

Pero recuerda, siempre mente positiva y si ves una foto con un chico, en el caso de ella, o varias chicas a su alrededor, en el caso de él, no lo mal interpretes. Y si tienes algún problema o quieres decirle algo importante, deja Whatsapp, sal de casa y llama a su timbre. Seguramente pueda salvar tu relación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s